Para Jugar aprendiendo

Todos sabemos que los niños no se preparan para jugar aprendiendo, pero debemos tener en cuenta que sí aprenden jugando. Por eso jugar es una de las pocas maneras en la que podremos captar su atención y mantenerla, y que aprendan mientras se están divirtiendo.

Potenciemos su entusiasmo lúdico para complementar su aprendizaje con esta selección de juegos que hemos realizado para ti.

Quizás quieras ver también:
Para Jugar con niños
Para Jugar en casa
Para jugar en Familia

Prepara a tus hijos para jugar aprendiendo

El juego es y será uno de los aspectos más importantes en el día a día de nuestros hijos. Si no están jugando, están pensando a qué jugarán y esperando para poder hacerlo.

Prepararlos para jugar aprendiendo es clave en el desarrollo de los menores, porque no sólo están obteniendo diversión al hacerlo, sino que a través de los juegos podrán respetar reglas, expresar cualquier emoción, fortalecer relaciones con los que le rodean, y planificar estrategias.

Por eso es tan importante ser conscientes de esto. El juego es una herramienta didáctica súper potente con la que aprenderán conocimientos de un modo dinámico, y pondrán a prueba los suyos propios.

Prepararnos para jugar aprendiendo es una actividad esencial que permitirá el desarrollo del carácter de nuestros hijos durante su infancia. El juego no es sólo un juego, es descubrir, experimentar y crear.

¿Cuántas veces hemos oído a padres que sus hijos están todo el día jugando y no se quieren sentar a estudiar?

Juegos para jugar aprendiendo

Los educadores, y también los padres, a veces fuerzan la educación de los niños, olvidando que el juego puede llegar a ser el motor de cualquier aprendizaje.

Los niños quieren jugar y divertirse, e imponerles a secas que lean o estudien puede ser contraproducente. En lugar de eso debemos usar los juegos para jugar aprendiendo, y adaptarlos a su aprendizaje mientras les motivamos.

Los niños podrás desarrollar un montón de aptitudes mientras juegan, aunque ellos ni siquiera se den cuenta. De esta forma podrán desarrollar habilidades sociales, madurez emocional, y la capacidad de explorar, y tú podrás estar presente mientras evolucionan de una forma constante.

Se adaptarán al rol de su personaje, a las escenas que se recrea en el juego, y exteriorizarán su personalidad abiertamente, mientras tú podrás prestar la atención que se merecen.

Técnicas para jugar aprendiendo

Los últimos estudios sobre el aprendizaje de los niños han confirmado las neuronas del aprendizaje se activan cuando el menor está contento y tranquilo, y que el estrés o el miedo lo bloquean.

Por eso el juego es una herramienta fundamental que predispone al niño a aprender de una manera sorprendente. Para tu hijo todo puede ser un juego, úsalo para que aprenda desde pequeño.

Jugando, el niño puede tomar decisiones que le lleven al fracaso, pero también le da la oportunidad de aprender de esos fracasos de una forma muy práctica, y como no deja de ser un juego, no temen las repercusiones de sus equivocaciones, y aprenden de una forma muy natural.

Con el juego aprenderán a enfrentarse a situaciones complicadas que en la vida real tendrían muy difícil solucionar. Esto les dará confianza en sí mismos, y perder su miedo a fallar, manejando su frustración cuando pierden, y gestionando el respeto cuando ganan.

Los beneficios de los juegos de mesa para niños es indudable, ya que también implica una gran actividad mental, dándoles la opción de repetir una acción concreta todas las veces que sean necesarias para poder acabar la partida, y pasar de un rol de granjero al de un explorador que debe saber todo sobre los animales, por ejemplo.